Tres agentes resultan heridos al intervenir en una pelea entre un padre y su hija

RAÚL HERNÁNDEZSan Javier

Tres agentes de la Policía Local de San Javier nunca imaginaron que una llamada por una pelea entre un padre y su hija podía acabar con ellos mismos acudiendo al Hospital Los Arcos. La llamada se produjo a las 18.30 horas del pasado miércoles y alertaba de un presunto caso de violencia doméstica en una vivienda situada en la calle Totana de San Javier. Allí, un hombre estaba forcejeando con su hija. Los policías los separaron y ante el estado de ansiedad de la chica, uno de los policías trató de calmarla pero esta le respondió con un puñetazo que le impactó en el rostro y un mordisco en el brazo. El compañero trató de intervenir pero el padre le empujó y le provocó una caída. En ese momento llegó otra patrulla que inmovilizó a la chica. Al intentar zafarse, soltó varias patada y dos de ellas impactaron en los genitales y en una rodilla de un tercer agente. Finalmente, el padre y la hija fueron denunciados por los delitos de atentado, resistencia y desobediencia a la autoridad.