Esos hermanos pequeños del desierto

Los menores y sus familias de acogida en el despacho de Alcaldía, donde los recibió Luengo. /ASJ.
Los menores y sus familias de acogida en el despacho de Alcaldía, donde los recibió Luengo. / ASJ.

Nueve menores saharauis pasan el verano con familias de San Javier para huir del calor extremo y pasar revisiones médicas

A.S.SAN JAVIER

Muchos repiten y se convierten en el hermano menor que viene del desierto cada año. Nueve menores pasan el verano con familias de San Javier para huir de las temperaturas extremas del desierto y pasar revisiones médicas. La experiencia gusta a las familias y a los acogidos.

El alcalde de San Javier, José Miguel Luengo y la concejal de Derechos Sociales, Estíbaliz Masegosa recibieron en el Ayuntamiento al grupo de niños saharauis que pasan el verano con familias del municipio a través del programa 'Vacaciones en Paz' que gestiona la asociación de Amistad y Solidaridad con el Pueblo Saharaui, de San Javier.

Luengo dio la bienvenida a los nueve niños, de entre 10 y 13 años de edad, que gracias a su participación en este programa tendrán acceso a una alimentación variada lejos de las temperaturas extremas que sufren en el desierto.

Los niños estuvieron acompañados por sus familias de acogida. Durante las semanas de su estancia en la costa murciana recibirán otros servicios básicos, escasos o inexistentes en los campos de refugiados donde viven el resto del año, como revisiones médicas rutinarias, explicó Fuensanta Postigo, presidenta de la Asociación que agradeció la colaboración municipal para poder dar continuidad a este programa y dar visibilidad a la problemática del pueblo saharaui.

Entre las familias de acogida, hay algunas que repiten y otras que se incorporan este año por primera vez como la de Ruth Olmos que se mostró encantada con la experiencia de la que destacó lo mucho que la niña está aportando a todo su familia más allá de lo que ellos puedan hacer por ella.

El alcalde José Miguel Luengo destacó el papel de las familias de acogida a las que agradeció la solidaridad que muestran no solo con los niños a los que acogen desde el 4 de julio al 4 de septiembre, sino con la difícil situación del pueblo saharaui.