La Consejería de Educación estudia desviar a alumnos autistas a un colegio privado

Dos madres, junto a sus hijos, en el centro escolar. / a. salas
Dos madres, junto a sus hijos, en el centro escolar. / a. salas

Ante las quejas de dos familias, la Comunidad desdoblará el aula especial del centro Joaquín Carrión

ALEXIA SALASSan Javier

El destino para el próximo curso de Antonio, un alumno de nueve años con autismo de San Javier, era hasta hace dos días un colegio privado en otro municipio cercano. Ante la falta de plazas para escolares con necesidades especiales, la Consejería de Educación estudia la apertura de un aula abierta, como denominan al grupo atendido por un pedagogo terapeuta, un especialista en audición y lenguaje y un auxiliar educativo, en un centro privado, a pesar de que en San Javier solo dispone de este recurso un solo colegio público, el Joaquín Carrión.

La reclamación de dos familias ante el traslado del menor a un centro privado y en otro municipio obligó al departamento de Educación a habilitar más plazas en el Carrión, aunque la Consejería no descarta la opción de crear este servicio en el colegio de pago. «Se está valorando», respondieron fuentes de la Consejería de Educación.

«Además de las terapias que tenemos que pagar, es absurdo desviarnos a un centro privado», explica Rocío Aguilera, la madre de Antonio, que asiste al colegio de El Mirador, aunque no cuenta con aula abierta, ya que el Carrión estaba al máximo de ocupación. Con siete niños con autismo, el máximo para un aula abierta, ya no podía acoger a más alumnos, a pesar de que hay otros menores en lista de espera que necesitan una atención especial. Las dos familias se oponen además al desvío de estos alumnos a otro municipio. «Tenemos otros hijos que van a colegios en San Javier y no es normal que nos manden a un centro privado y a mucha más distancia», explican las madres afectadas por esta situación.

Tras la reclamación de las dos madres, Educación anunció que desdoblará el aula abierta del Carrión con la apertura de un segundo grupo con la misma dotación especializada que el existente. «Los recursos siempre son pocos, ya que tenemos 36 alumnos con necesidades educativas especiales en el colegio, pero la apertura de la segunda aula nos permitirá atender a cinco alumnos en cada grupo», explica el director del colegio, Antonio García Arias. «Ya tenemos una larga experiencia en la atención especializada a alumnos con estas necesidades», asegura el director del centro. Para el próximo curso tendrán que redistribuir los espacios para acoger las dos aulas abiertas, aunque, según el director, no será necesario realizar obras.