Los Arcos reanudará el jueves las operaciones tras la desinfección de los quirófanos

El director de Los Arcos, Tomás Fernández, recibió al consejero Villegas y al alcalde. /Aytto.
El director de Los Arcos, Tomás Fernández, recibió al consejero Villegas y al alcalde. / Aytto.

Los efectos de las lluvias dejaron el hospital comarcal con solo las salas de cirugía de urgencias y los paritorios

A.SALASSAN JAVIER

La gota fría no respetó ni al hospital Los Arcos del Mar Menor. Las intensas lluvias provocaron la inundación de los sótanos y los quirófanos del centro comarcal, por lo que las operaciones programadas se suspendieron el pasado viernes. Las cirugías de urgencia se han realizado en los dos quirófanos reservados para este tipo de casos de emergencia, según informa el director del Área de Salud VIII, Tomás Fernández.

«Hemos realizado una limpieza intensiva durante el fin de semana y se están realizando los controles microbiológicos», explica el responsable del hospital comarcal. Para mañana, martes, ya han habilitado dos quirófanos para una cirugía de Traumatología, aunque otros dos enfermos que tenían sus operaciones programadas para hoy se han tenido que desviar al hospital Santa Lucía.

El responsable espera reanudar el funcionamiento normal de los quirófanos el próximo jueves «si los controles de bacterias dan negativo tras los trabajos de desinfección realizados, ya que la limpieza tiene que ser exhaustiva». Los pacientes irán recibiendo sus nuevas citaciones de cirugía esta semana.

El consejero de Salud, Manuel Villegas visitó esta mañana el hospital marmenorense, acompañado por el alcalde de San Javier, José Miguel Luengo, y el concejal de Sanidad, Isidoro Miñano. Villegas destacó el esfuerzo realizado por el personal del servicio de Urgencias, que ha aumentado sus turnos en los últimos días para atender a los afectados por las inundaciones en la comarca del Mar Menor y el Campo de Cartagena. A todas las incidencias sanitarias derivadas del exceso de humedad y el barro, en el hospital han tenido que atender a personas afectadas por el impacto emocional causado por las consecuencias de las riadas en sus vidas.