http://static.laverdad.es/sanjavier/menu/img/sanjavier-desktop.jpg

«¡Os voy a reventar la tapa de los sesos!»

Estado en que quedó el marco de la puerta trasera del coche patrulla tras el traslado del menor detenido./POLICÍA LOCAL SAN JAVIER
Estado en que quedó el marco de la puerta trasera del coche patrulla tras el traslado del menor detenido. / POLICÍA LOCAL SAN JAVIER

La Policía Local detiene a un menor de edad por los supuestos delitos de violencia de género, desobediencia y atentado contra dos agentes de la autoridad

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍA

Patadas, puñetazos y hasta cabezazos le llegó a propinar a las puertas y a la mampara del coche de la Policía Local de San Javier en el que fue trasladado al puesto de la Guardia Civil. Esta fue la conducta que mostró un menor de edad minutos después de ser arrestado por los supuestos delitos de violencia de género, desobediencia y atentado contra dos agentes de la autoridad. «El detenido, debido a su estado de agresividad, es asistido en el centro de salud, donde se le realiza un reconocimiento médico y es medicado con Lorazepam», detalla el atestado policial al que ha tenido acceso 'La Verdad'.

Un ansiolítico fue lo único que templó los ánimos de este menor que durante la madrugada del domingo causó dos altercados, en menos de media hora, en la calle Hortensias. Hasta allí se desplazó una patrulla policial que fue requerida por el Centro de Coordinación Municipal de San Javier (Cecopal), a las 2.14 horas, y al llegar se encontró con varias personas que salían corriendo de una vivienda «para pedir auxilio». Se trataba de dos hombres y una chica, los cuales explicaron a los agentes que en el piso se había producido una episodio de supuestas amenazas y una agresión. «El supuesto agresor va vestido con un pantalón vaquero y sin camiseta», refleja el atestado.

La descripción que dieron del sospechoso se correspondía con un menor de edad, pareja sentimental de la mencionada chica, con la que residía en un piso que habían ocupado en la calle Hortensias. La Policía Local montó un dispositivo de búsqueda, pero no pudo localizar al supuesto autor de la agresión. Solo unos minutos después, a las 2.40 horas, volvieron a ser requeridos por el Cecopal en la misma calle porque «se estaba produciendo una riña». La patrulla acudió de inmediato y se encontró al menor al que estaban buscando, el cual se encontraba «en un estado de excitación grave, amenazando a varias de las personas que allí se reunían».

De hecho, su novia y los dos hombres les relataron que supuestamente les había amenazado con una botella y un cuchillo de 15 centímetros de hoja. «Además, manifiestan que ha salido a la calle y ha golpeado varios coches que pasaban por el lugar, llegando a romper algún retrovisor».

Los agentes tuvieron que emplearse a fondo para detener al sospechoso porque primero les dirigió graves insultos y amenazas y finalmente les acabó agrediendo. «¡Cuando os pille de pasiano os voy a reventar la tapa de los sesos!», refleja el atestado. Uno de los policías locales sufrió una luxación en un dedo y otro en la muñeca, entre otras lesiones leves. Durante el traslado del joven al cuartel de la Benemérita, este siguió profiriendo amenazas a los agentes, les escupió y le dio tantos golpes al interior del vehículo que acabó rompiendo el marco de la puerta trasera del coche patrulla.

Su padre no quiere saber nada

Una vez en el cuartel, la Guardia Civil localizó al padre del detenido, pero este les dijo que «no quiero saber nada y no acudiré a hacerme cargo del menor». Los agentes tuvieron que ponerse en contacto con la madre, residente en Villena, y esta les confirmó que se ocuparía del chico. La novia del menor no quiso interponer denuncia contra su pareja, pero fuentes policiales indican que los agentes denunciaran al joven por violencia de género, por desobediencia y lesiones a agentes de la autoridad, además de incluir en las diligencias los daños que causó en los retrovisores de varios vehículos y del propio coche patrulla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos