El fiscal recibe otra analítica con vertidos de productos cancerígenos de Los Arcos

  • El funcionario que hizo los informes del hospital alertó en su declaración en la Fiscalía de que «no se ha actuado»

El Hospital de Los Arcos vertió en dos ocasiones cromo hexavalente al alcantarillado público de San Javier. Hasta la fecha solo había trascendido que en diciembre de 2013 hubo un vertido de este producto potencialmente cancerígeno desde el centro hospitalario, pero la Fiscalía Superior ha tenido conocimiento de otro episodio ocurrido mucho antes, en noviembre de 2010. Así consta en la analítica tomada por Aquagest en la que este producto altamente peligroso duplica el nivel máximo de la ordenanza municipal al alcanzar 0,02 miligramos por litro.

La Fiscalía abrió una investigación tras conocer que Los Arcos estaba incluido en un listado de Hidrogea que alerta de que veinte instalaciones públicas y privadas están operando en San Javier sin permiso de vertidos. El resultado de la citada analítica obra en las diligencias después de que el funcionario del Ayuntamiento que elaboró los informes alertando de lo que estaba pasando en el hospital haya sido llamado a declarar por el fiscal. «Determinar la fuente es esencial», subrayó después de confirmar los dos vertidos de esta sustancia y de exponer que desde que se detectó en 2010 no se hizo nada hasta pasados tres años. «Hasta 2013 no se analizan más cuestiones referentes al cromo hexavalente». El ingeniero también afirmó que el centro «no tiene licencia de actividad» y que «se informó negativamente a la autorización de vertidos».

En su declaración incidió en que se superaron un 2.190% los límites que establece la ordenanza para los niveles de hidrocarburos. «Entiendo que hay contaminación de suelos», aseguró, y alertó de que no se ha hecho ningún sondeo, a pesar de que «puede suponer un riesgo para la salud de las personas porque creo que se ha filtrado al acuífero». También desveló el origen de ese vertido: «Esa fuga del depósito de gasoil ha llegado a la red de saneamiento». Y concluyó que la depuradora «no está preparada» para eliminar hidrocarburos.

Niveles de nitrógeno

El resultado de las analíticas de 2013 y 2010 obra ya en las diligencias, junto a un informe de 2012 de la Concejalía de Medio Ambiente en el que se concluía que el hospital presentaba un «parámetro de vertido actualmente fuera de los valores permitidos en la ordenanza».

La Concejalía proponía como solución «la instalación de una depuradora compacta que regularice el vertido de la instalación». Tal propuesta se debía a que, en septiembre de 2011, Aquagest también detectó que el valor de nitrógeno vulneraba los límites al estar por encima de los 50 miligramos por litro.