La Jijonenca abre la primera heladería del casco urbano de San Javier

Enrique y Héctor Verdú, dos generaciones de heladeros, en el nuevo mostrador de San Javier.
Enrique y Héctor Verdú, dos generaciones de heladeros, en el nuevo mostrador de San Javier. / A. Salas
  • La familia Verdú, que comenzó en los años sesenta con un quiosco de helados y horchatas en La Ribera, se instala en la plaza de España con una amplia terraza

La primera heladería de San Javier acaba de abrir sus puertas. A pesar del clima cálido y la cercanía de la playa, el casco urbano de San Javier no había contado hasta ahora con un establecimiento dedicado al helado. La Jijonenca acaba de cubrir ese hueco con un local moderno pero lleno de guiños al pasado heladero de la familia Verdú. En plena plaza de España, La Jijonenca ha instalado su complato catálogo de sabores fríos, desde los tradicionales como la leche merengada o la fresa, hasta los más sofisticados, como el de ron con pasas y el de plátano al chocolate con nueces. Otros destacan en el escaparate de colores como el último grito del paladar veraniego. Son los de 'Oreo' o el de 'Cream Chips Ahoy', aunque algunos de los más consumidos son los clásicos mejorados, como el de chocolate gourmet, capaz de rendor cualquier resistencia.

La familia Verdú, de larga tradición heladera en el pueblo alicantino de Jijona, ya inició su historia frente al Mar Menor allá por los años sesenta en un quiosco frecuentado por los vecinos y los turistas, atraídos por las delicias frías con barquillos, cucuruchos con vainilla y chocolate, las clásicas horchatas y los antiguos y populares 'chambis'. El nuevo local de San Javier deja testimonio con antiguas fotos de ese pasado popular de aire playero, que sigue presente a dos kilómetros de distancia en la playa de La Ribera con la heladería La Jijonenca de siempre.

Héctor Verdú, última generación de la familia heladera, asegura que el negocio permanecerá abierto en la plaza de España durante todo el año, para lo que completará su mostrador con tartas y bollería. "Los helados que servimos en San Javier son los mismos que tenemos en la heladería de La Ribera, caseros de La Jijonenca, como los granizados artesanales, fabricados diariamente", explica Héctor Verdú.

La heladería y su terraza han llegado a animar la plaza de España, que comenzó a cobrar vida con la apertura de bares restaurantes como Los López y La Grajuela, que lograron romper la habitual soledad del corazón urbano de San Javier. La cafetería El Nenico fue pionera en la plaza, que actualmente cuenta con la animación de las terrazas y de un pequeño parque lúdico infantil.