Carlos Jiménez.
Carlos Jiménez. / A. S.

Carlos Jiménez también deja el acta de edil para frenar «las calumnias y difamaciones»

  • Abandona la Corporación por la presión social, tras optar inicialmente por seguir como concejal no adscrito, después de darse de baja en el partido

El exedil de Ciudadanos en San Javier Carlos Jiménez, que hace diez días solicitó su baja en el partido y decidió mantener su acta como concejal no adscrito, ha cambiado de idea y anuncia que deja la Corporación. Jiménez argumenta que desde que anunció su decisión «tanto en las redes sociales con comentarios personales como a través de comunicados oficiales de Ciudadanos, se comenzó a hacer un menosprecio a mi persona con suposiciones calumniosas y difamatorias».

El exconcejal denuncia «la prodigalidad de comentarios y escritos contra algo que ampara la ley, apelando a una democracia que no practican y a una ética que no siguen». Recuerda además que la ley contempla «la permanencia de los representantes, que depende de la voluntad de los electores y no de la voluntad de un partido político». «Esta era la razón que impulsaba a continuar trabajando y aportando mi experiencia y conocimientos a favor de mi municipio, libre de colores y siglas que manejaran mis decisiones», explica Jiménez, quien afirma que «no todo vale en política y nada se hace a cualquier precio», por lo que ha decidido salir de la Corporación.

En un primer momento, el exedil optó por conservar su acta y sumarse al grupo municipal de no adscritos en el que ya figura el exconcejal del PSOE Santos Amor, quien también denunció insultos y calumnias, aunque decidió mantener su puesto en los Plenos.

El portavoz de Ciudadanos, Antonio Murcia, asegura que «nos sentimos satisfechos por la rapidez con la que hemos resuelto la crisis». El lugar de Jiménez lo ocupará Sheilak Escudero Alcaraz, «una militante de toda confianza», según Murcia.

Jiménez no ocultó sus diferencias tanto a nivel local como regional y nacional con la formación de Albert Rivera. La pasada semana argumentó su cambio de rumbo con el hecho de que «Ciudadanos ha ido perdiendo con el paso del tiempo el espíritu del movimiento cívico-político con el que nació e ilusionó a tanta gente, lo que ha generado el desencanto de parte del electorado y del mío propio».

A nivel local, el exconcejal naranja aseguró que «me terminó de decidir la revisión salarial aprobada en San Javier por el PP, ya que no se puede votar en contra y luego beneficiarse de la subida, a diferencia de la edil María José García y yo, que donamos la diferencia. Es cuestión de coherencia», afirmó.