Jiménez pide la baja a C's y se pasa al grupo mixto

  • El concejal critica que el partido ha perdido «el espíritu del movimiento cívico con el que nació»

La Corporación municipal de San Javier sufre esta legislatura un 'goteo' de concejales tránsfugas. Después de la marcha del PSOE del edil Santos Amor, ocurrida en 2015, ayer fue el concejal de Ciudadanos Carlos Jiménez quien solicitó la baja en el partido naranja y registró en el Consistorio su solicitud para pasar al Grupo No Adscrito. Jiménez justifica su decisión en el escrito dirigido al alcalde, José Miguel Luengo, argumentando que «Ciudadanos ha ido perdiendo con el paso del tiempo el espíritu del movimiento cívico-político con el que nació e ilusionó a tanta gente, lo que ha generado el desencanto de parte del electorado y del mío propio».

El edil también apunta a «los hechos ocurridos en pasadas fechas en las que ha quedado demostrada una falta de democracia, transparencia interna y participación». Y defiende su decisión de pasar al Grupo No Adscrito porque «es mi deseo y derecho seguir trabajando por los valores en los que creía y en beneficio de este municipio aportando mis conocimientos, ilusión y ganas de trabajar por y para San Javier».

El edil añadió ayer a 'La Verdad' que «los giros que ha dado el partido y las promesas incumplidas me han distanciado, sobre todo después de la manipulación que ha habido del congreso con los compromisarios». También criticó «las mociones impuestas» por la Ejecutiva regional. «Me terminó de decidir la revisión salarial aprobada en San Javier por el PP, ya que no se puede votar en contra y luego beneficiarse de la subida, a diferencia de la edil María José García y yo, que donamos la diferencia. Es cuestión de coherencia».

Con la salida de C's de Jiménez, la Corporación de San Javier quedará con 10 concejales del PP, que perdió la mayoría absoluta en las últimas elecciones, aunque a partir de ahora tendrá una oposición más fragmentada con 5 ediles del PSOE, dos de Ciudadanos, dos de Ganar San Javier y dos ediles no adscritos. Jiménez cree que su caso «no tiene nada que ver con el de Santos, cuya salida del PSOE fue consecuencia de un conflicto interno».