El juez concede un régimen de visitas al militar que buscaba a su hijo dado en adopción

  • El militar, que lleva buscando a su retoño desde diciembre de 2015, cuando se enteró de que la madre no había abortado, deberá abonar además una pensión de alimentos de 160 euros al mes

Era el mejor regalo que Álvaro podía recibir por Navidad: abrazar por primera vez a su hijo. El Juzgado de Primera Instancia número 1 de San Javier ha puesto fin al calvario de este militar que lleva buscando a su retoño desde diciembre de 2015, cuando un trabajador social le informó de que su expareja no había abortado, sino que después de dar a luz en el hospital de Los Arcos decidió ceder la tutela del bebé a la Comunidad Autónoma.

Este joven primero tuvo que demostrar su paternidad con una prueba de ADN y luego ha tenido que seguir batallando en los juzgados para ver a su pequeño, ya que la Dirección General de Familia decidió devolver la tutela a la madre. Antonio Gálvez, el abogado del militar, ha recibido un auto del citado juzgado que acuerda como medidas provisionales sobre el pequeño que «la patria potestad del menor sea compartida por ambos progenitores». De la guarda y custodia se ocupará la madre y Álvaro disfrutará de «un régimen de visitas, consistente en dos fines de semana al mes, desde la mañana del sábado a la tarde del domingo, sin pernocta».

También establece que el militar deberá abonar una pensión de alimentos de 160 euros al mes. «Espero que cumplan y me dejen ver a mi bebé este fin de semana porque he solicitado la visita con dos días de antelación, tal y como marca el auto», afirmó ayer Álvaro. «Lo primero que haré será darle todo el cariño que me han negado hasta ahora». Este 31 de diciembre el pequeño cumplirá un añito y su mayor deseo es poder celebrar con él su primer cumpleaños, «como padre e hijo».