fotogalería

Los cuatro balcones del edificio Mónaco están a punto de desplomarse. Arrriba, el precinto de la Policía Local tras desalojar el bloque. / Ayto.

Desalojan el edificio Mónaco hasta que se acredite la «estabilidad» del bloque

  • El Consistorio da 48 horas a la comunidad de propietarios para demoler los balcones de la segunda a la sexta planta

Nadie podrá poner un pie en el edificio Mónaco de La Manga durante los dos próximos meses. El Ayuntamiento de San Javier ha ordenado «el desalojo inmediato y urgente del edificio por motivos de seguridad estructural». La decisión se ha adoptado después de que la Concejalía de Urbanismo haya emitido un informe alertando de la situación del bloque, en el que la pasada Nochebuena se produjo el derrumbe de los balcones de los pisos situados entre las plantas tercera y sexta.

Los vecinos que se quedaron en el edificio Mónaco el día 24 tuvieron que firmar una comparecencia policial haciendo constar que permanecían en sus respectivos pisos bajo su exclusiva responsabilidad. Sin embargo, el miércoles la Policía Local se personó en el bloque y fue planta por planta para informar de que quedaba «prohibido el acceso a todas las viviendas y garajes». Posteriormente precintaron la puerta del portal.

El Consistorio no ha querido correr riesgos después de leer el informe de Urbanismo, que insta a «proceder al desalojo de los moradores por su seguridad» y alerta de que la situación es «muy inestable, pudiendo ocasionar nuevos desprendimientos de cascotes ante cualquier mínima alteración que pueda producirse por viento o lluvias». Los técnicos consideran que existe «una fatiga en la estructura provocada por la corrosión en las armaduras». También subrayan que el «efecto dominó» de los balcones se produjo «por un fallo estructural en el voladizo de las terrazas, por posible incremento de carga», y apuntan a la gota fría como desencadenante: «Agua almacenada después de las copiosas lluvias».

Urbanismo concluye que debe mantenerse el precinto y el cordón de seguridad de treinta metros «con el fin de evitar cualquier daño personal o material». También insta a la comunidad de propietarios del edificio, que cuenta con más de 300 pisos, a que en el plazo máximo de 48 horas eche abajo los balcones de la segunda a la sexta planta «para restablecer las condiciones de seguridad».

Finalmente, establece un plazo de dos meses para que los propietarios contraten los servicios de una empresa que evalúe toda la estructura del inmueble y emita un certificado técnico que acredite «la estabilidad» de todos los elementos de la edificación y de los voladizos de las terrazas que sigan en pie.

Multa para el que se cuele

El edil de Urbanismo, Antonio Luengo, confirmó ayer a 'La Verdad' que ni los residentes habituales, ni los que utilizan los pisos en periodo vacacional, podrán entrar en el bloque los dos próximos meses, «hasta que presenten el certificado». De hecho, si algún inquilino incumple y se cuela en el bloque «será multado».

No obstante, Luengo aclaró que solo seis familias residen todo el año en el edificio Mónaco y el 95% de la ocupación se produce en verano. «Las personas afectadas serán realojadas en apartamentos turísticos de La Manga. Los servicios sociales evaluarán su situación económica y determinarán si el realojo se prolonga una semana o un mes».

La comunidad de propietarios avanzó que ya han contratado los servicios de una empresa para «cumplir» las medidas de Urbanismo, pero que los balcones no serán derruidos dentro del plazo que marca como tope este viernes por la noche. El motivo se debe a que hay que apuntalar los balcones superiores, movilizar grúas, operarios y técnicos. «Todos los esfuerzos están centrados para hacer la demolición lo antes posible; en plena Navidad esto está resultando muy duro para todos».