Un blanco y un tinto para regar el primer aniversario

Los fundadores de Vinissimo, Jesús Moreno y Eva María Martínez, junto a sus nuevas botellas.
Los fundadores de Vinissimo, Jesús Moreno y Eva María Martínez, junto a sus nuevas botellas. / A. Salas
  • La vinoteca restaurante Vinissimo presentó con una fiesta su nueva pareja de vinos que siguen la estela del famoso Monastrellissimo

Con solo un año de vida, Vinissimo ya tiene un hijo famoso y una pareja aristocrática. La vinoteca restaurante de San Javier presentó con una fiesta el pasado lunes, 5 de diciembre, los nuevos vinos con los que piensa 'regar' su primer aniversario. Tras la fama viral de su primer retoño, el tinto Monastrellissimo conocido ya en toda España por su irónica etiqueta antipostureo, los empresarios Jesús Moreno y Eva María Martínez han lanzado al cumplirse el primer año de su negocio dos nuevas etiquetas propias al mercado: el blanco Sauvignonissima y el tinto Monstrellissimo Crianza.

La popularidad mediática del primer vino "nos sigue dando pedidos de toda España y repetidad compras online", asegura el empresario, que mantiene en todas sus creaciones "la sostenibilidad y sobre todo la apuesta por los productos regionales y los vinos murcianos, lo más característico de nuestra tierra como es la uva Monastrell".

La nueva pareja ha sido, al igual que su predecesor, elaborada y embotellada por Bodegas Bleda, de la Denominación de Origen Jumilla. "Nuestros vinos son potentes, con carácter, pero sedosos, aromáticos y fáciles de beber", presentó el bodeguero Antonio Jesús Bleda. Para sus nuevos diseños, Jesús Moreno ha elegido un porte aristocrático. La femenina botella de Sauvignonissima muestra la personalidad real de la uva dorada, empoderada con traje y corona propias de la dinastía Tudor que evocan a la mismísima Isabel I no precisamente escasa de carácter.

Para la imagen del Monastrellissimo Crianza, la vinoteca de San Javier ha elegido la elegancia napoleónica, arrolladora e invasiva. En las dos nuevas etiquetas permanece el toque irónico que hizo famoso al primer vino de la marca con la disparatada e irreverente leyenda de los vampiros leperos. Tras una cuidada descripción ortodoxa sobre la calidad del caldo, cualquiera puede quedar atónito al seguir leyendo: "Como si te digo que...unos leperos vampiro de buena familia lo recolectan solo en noches de apareamiento del cernícalo real mientras escuchan a Chiquetete (los leperos). Acto seguido se fermenta en barricas de tungsteno construidas por glamurosos enanos carlistas con crestas de colores. Te lo vas a creer igual".

Esa nota de humor que resquebraja el postureo de los entendidos en vinos ha llevado al Monstrellissimo a pasearse en las últimas semanas por los platós de televisión de las principales cadenas. Sus dos nuevos compañeros nacen con la aspiración de ganarse su propia fama en el mercado.