Pillada antes de un vis a vis en Murcia con un preservativo con hachís dentro de su cuerpo

El preservativo con las bellotas de hachís.
El preservativo con las bellotas de hachís. / Guardia Civil
  • La Guardia Civil arresta a una mujer que llevaba en su interior 80 gramos de esta sustancia que pretendía entregar a un preso durante una visita

La Guardia Civil de la Región de Murcia, dentro de los servicios establecidos para prevenir y perseguir el tráfico de drogas, detuvo recientemente a dos personas como presuntas autoras de esta tipología delictiva en el centro penitenciario Murcia I, de la pedanía murciana de Sangonera la Verde, y en San Javier.

Una de las actuaciones se desarrolló en la prisión de Sangonera y se encuentra enmarcada en los dispositivos desarrollados para detectar la introducción de drogas en los centros penitenciarios de la Región. En uno de los dispositivos establecidos para tal fin, compuesto por un agente del Servicio Cinológico de la Benemérita con su perro adiestrado para detectar drogas, el animal dio muestras de la posible existencia de sustancias estupefacientes a la vez que se realizaba el reconocimiento de las personas que pretendían acceder al centro para establecer una comunicación vis a vis con los internos.

Durante el reconocimiento, el perro adiestrado de la Guardia Civil reaccionó sentándose a muy escasa distancia frente a una mujer que supuestamente portaba la droga, finalizando con éxito la búsqueda realizada.

Ante la reacción del perro, la mujer admitió que llevaba en el interior de su cuerpo gran cantidad de hachís. Una vez descubierta sacó una docena de bellotas de hachís envueltas en varios preservativos que arrojaron un peso total de 80 gramos.

La arrestada –española, de 43 años y vecina de San Pedro del Pinatar–, la droga incautada y las diligencias instruidas fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Murcia.

Venta de droga a jóvenes en San Javier

Paralelamente, en San Javier, guardias civiles especializados en prevención de seguridad ciudadana llevaban a cabo otra investigación relacionada con el tráfico de drogas.

En este caso se trataba de un presunto distribuidor de hachís pero con la peculiaridad de que realizaba las transacciones de droga en zonas próximas a un centro educativo y una biblioteca del municipio, y sus compradores eran principalmente jóvenes.

Fruto de los dispositivos de vigilancia y seguimiento realizados sobre el sospechoso, la Guardia Civil ha logrado sorprenderle con cerca de un kilogramo de hachís, dispuesto en tabletas de considerable tamaño, por lo que fue detenido y puesto a disposición judicial como presunto autor de delito de tráfico de drogas.

El detenido –español, de 33 años y vecino de San Javier–, junto con la droga y las diligencias instruidas, fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de San Javier.