Las familias que piden ayuda a Cáritas se reducen a la mitad

El alcalde y el párroco firman el convenio de colaboración para atender a las familias con menos recursos.
El alcalde y el párroco firman el convenio de colaboración para atender a las familias con menos recursos. / Aytto SJ
  • De los 220 demandantes de recursos básicos durante la crisis, la organización católica atiende actualmente a 140 familias

Ya no están desbordados de peticiones de ayuda, pero aún son más que necesarios. Cáritas y sus voluntarios han visto con alivio reducirse la cantidad de personas que acuden en busca de alimentos, ropa o ayudas económicas para la compra de medicamentos o el pago del alquiler. Tras los años de la crisis, cuando todas las aportaciones benéficas eran pocas, la situación ha vuelto a novelarse, aunque la necesidad nunca se agota.

El alcalde de San Javier José Miguel Luengo y el nuevo párroco de San Javier, Antonio José Palazón firmaron esta mañana la renovación del convenio de colaboración que mantiene el Ayuntamiento de San Javier con Cáritas San Javier que supondrá la aportación anual de 26.000 euros del presupuesto municipal a la organización humanitaria para el desarrollo de su labor en la localidad.

El gerente de Cáritas de San Javier, Francisco Griñó, que acompañó al párroco y presidente de la organización en el municipio, explicó que el dinero recibido se destinará principalmente a las ayudas directas a personas sin recursos para el pago de recibos y para la compra de alimentos, aunque la mayor aportación que realiza en la actualidad en Banco de Alimentos permite destinar más recursos a otros usos, explicó.

Cáritas San Javier cuenta con unos 50 voluntarios que trabajan en las distintas líneas de ayuda que la entidad mantiene activas y que incluye “La Ropería” que funciona con éxito desde su apertura hace un año en un local ubicado en la calle Alcántara. Griñó explicó que en la actualidad Cáritas San Javier atiende a unas 140 familias de las que la mayoría son de nacionalidad española. La cifra similar a la del pasado año, se aleja de las 220 familias que se atendían en el centro de la crisis económica.

El alcalde José Miguel Luengo reiteró el apoyo municipal a Cáritas por la “gran labor que está llevando a cabo en la ayuda urgente a las personas que más lo necesitan”. Luengo destacó el buen resultado que está dando la colaboración de los Servicios Sociales con Cáritas en el municipio y agradeció a los voluntarios “su dedicación y entrega dedicando una parte de su tiempo a los demás”.