Magia en la penumbra del cementerio de San Javier

Las ánimas avanzan por el cementerio ante el Orfeón Fernández Caballero, que entonó música de réquiem.
Las ánimas avanzan por el cementerio ante el Orfeón Fernández Caballero, que entonó música de réquiem. / Pepe H
  • Más de 1.200 personas asisten a la visita musical entre los sepulcros y la función teatral del Tenorio

Velada mágica en el cementerio de San Javier, el único de España que acoge la representación del Tenorio. Más de 1.200 personas acudieron al encuentro de esa fusión de las artes con la sobrecogedora atmósfera de ultratumba que ofrece la necrópolis de San Javier en la víspera de la festividad de Todos los Santos. Un paseo sensorial esperó en la noche del sábado al público, que accedió bajo una pinada iluminada con reflejos azulados y las llamas de los candiles. Unos personajes carnavaleros de corte veneciano invitaban extramuros a probar el asado y el vino para paladear los placeres terrenales en una noche que trata de recordar la fugacidad de la vida y su imposible moviola.

Nada más atravesar la cancela del camposanto, el Orfeón Fernández Caballero recibió a los visitantes con música de réquiem entonada por las 45 voces del coro polifónico murciano, que invitaba a disfrutar del recorrido en penumbra con respetuoso silencio. Con el eco de las voces a la espalda, decenas de ánimas cubiertas de blanco gélido señalaban el camino marcado con miles de velas. Una cuidada iluminación, preparada por la asociación de Amigos del Belén de San Javier, realzó aún más las siluetas en el bosque de cruces de piedra, entre las que se encontraban don Juan y doña Inés como espectros de la imaginación del dramaturgo español.

Pequeños altares de santos y vírgenes rodeados de velas alumbraron al anochecer tumbas y panteones, entre los que se repartían músicos del Conservatorio Profesional de Música de San Javier interpretando piezas clásicas. Violines, guitarras y contrabajos aumentaron aún más la fascinación del paisaje funerario a la luz de las velas.

Un patio de butacas instalado junto al muro del cementerio acogió a los espectadores para asistir a la ya tradicional representación del Tenorio, este año interpretado por los actores y actrices del Grupo de Teatro San Javier con el fondo musical en directo de los músicos del Conservatorio comarcal. Participaron además dos bailarinas y el tenor Jesús Hernández, que entonó el 'Nessun Dorma' de Puccini al finalizar, ante los cadáveres de Don Juan y Doña Inés. En total más de cien personas participaron en la preparación y escenificación del recorrido previo y la función teatral, desde actores de los grupos teatrales del entorno a voluntarios que formaron el escuadrón de ánimas en una cita que incorpora cada año novedades pero que se ha convertido ya en una tradición.