"

"Solo soy un contador de historias"

César Tárraga habla de 'Viento de levante', de sus recuerdos y su vida de teatro. /A.Salas
César Tárraga habla de 'Viento de levante', de sus recuerdos y su vida de teatro. / A.Salas

César Tárraga, actor y técnico de Cultura, comparte su vida desde la infancia en San Javier en 'Viento de levante'

A.SALASSAN JAVIER

Siempre fue "un contador de historias", como se define el actor y técnico de Cultura -ya retirado- César Tárraga. Las encarnaba y daba movimiento en el escenario y, ahora también, en tinta y papel. Quien llevó durante décadas la batuta de las actividades festivas y culturales en San Javier, dirigió el Festival Internacional de Teatro, Música y Danza -del que fue cofundador- y no podía reprimir, ni quería, la llamada del escenario, ha volcado en palabras su vida y recuerdos.

"No soy escritor. Solo cuento mi vida, porque escribir también me ha ayudado a sobrellevar mi enfermedad", se sinceró el actor ante el grupo de amigos, gente del teatro y vecinos que se acercaron en la noche del pasado jueves a la presentación de 'Viento de levante', su segundo libro. Al final lo ha sacado casi todo del almacén de recuerdos que se reparte entre el corazón y la cabeza de un hombre que ha sido pieza clave en la vida cultural de San Javier, que se movía por las arterias del auditorio -las ocultas a la vista del público, ese entramado de pasillos, almacenillos y vestuarios- como una ardilla por su madriguera, y componía discursos, cortes de cinta y cenas de gala con la soltura de un prestidigitador. No niega que se granjeó amigos y "gente que me hizo daño, pero eso lo contaré en otra ocasión", aclara sobre las páginas de 'Viento de levante'.

Ahí ha deslizado los recuerdos de "la casa de mi padre, que extrañamente era la única que miraba al mar, porque el resto todas miran a la carretera", adelanta de su relato. La memoria de San Javier y sus casonas, de sus vecinos y sus costumbres. "Aún oigo el sonido del piano de mi madre cuando me acerco por la casa", cuenta de esas remebranzas que nos empastan la identidad y se van imponiendo al futuro. "Las fiestas, el olor a cocina, las carreras de los niños. Yo nací en 1949 y estos son mis recuerdos", asegura el actor, a quien el dramaturgo Juan Carlos Rubio ha dedicado el prólogo.

'Viento de levante' se puede comprar en las librerías Gala y María Carmen, de San Javier, y en Tahiche de Santiago de la Ribera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos