http://static.laverdad.es/sanjavier/menu/img/sanjavier-desktop.jpg

Detenido un inglés por arrancarle a un compatriota un trozo de mejilla a bocados

La agresión se produjo entre dos turistas del Camping Pueblo que habían discutido y se encontraban ebrios

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Comenzaron a beber como buenos amigotes y acabaron protagonizando una escena propia del cine gore. «Uno le dio un bocado a otro en la cara», relataba ayer todavía espantada Sari, la recepcionista del Camping Pueblo de San Javier en el que un británico le arrancó a otro parte de la mejilla a mordiscos. «Llevaban toda la tarde bebiendo».

Los protagonistas de la agresión con tintes caníbales, D. B., de 47 años, y J. D., de 49 años, llevan siete meses alojados en dos bungalós de estas instalaciones, todo un clásico desde hace más de veinte años entre los campistas que se alojan en el litoral marmenorense. «Nunca habían causado problemas, estamos sorprendidos», aseguraba ayer la recepcionista a 'La Verdad'. Hasta la noche del sábado se habían limitado a disfrutar, junto a su mujeres, de los respectivos bungalós con terraza que habían alquilado y de las instalaciones que cuentan con piscina, bar y pistas de deportes. «Parece que empezaron a discutir, aunque no sabemos por qué motivo».

Al parecer, uno de los ciudadanos británicos empezó a mandar callar a su amigo y el tono de la conversación entre ambos empezó a recrudecerse. «Estaban en la terraza discutiendo y de camino al bar comenzaron a pelearse», afirma Sari.

El inglés de 47 años se abalanzó sobre su compatriota. «Unos niños vieron que se estaban pegando y pidieron ayuda. El más joven empezó a darle golpes en la cabeza al más mayor, diciéndole que se callara y luego le mordió la cara. ¡Y menos mal que eran amigos!». La agresión se produjo a las 21.45 horas del sábado y minutos después la Policía Local se personó en el Camping Pueblo de San Javier.

«Cuando llegué había un trozo de carne en el suelo y un gran charco de sangre». La persona que reclamó presencia policial supuestamente facilitó información errónea a los agentes, tal y como explica Sari. «Parece que alguien llamó diciendo que un perro había mordido a un hombre».

Sin embargo, en cuanto los agentes llegaron al lugar de la agresión se percataron de que había sido entre dos hombres y que el supuesto agresor se había dado a la fuga. Fuentes policiales confirmaron ayer que al herido «le faltaba un trozo de la mejilla izquierda» y que los «implicados en la pelea estaban bajo la influencia del alcohol». Una ambulancia se llevó de urgencia a la víctima a la que se le veían los huesos de la mandíbula. «Había bebido tanto que no se acordaba de lo sucedido». Horas después, la Policía Local detuvo al presunto autor del ataque y lo trasladó al puesto de la Guardia Civil. Fue arrestado por un delito grave de lesiones.

Fotos

Vídeos