Vecinos de la Ciudad del Aire recurren al juzgado para que Defensa amplíe calles y accesos

Una de las calles de la urbanización, con tramos deteriorados y sin asfaltar. / Alexia Salas
Una de las calles de la urbanización, con tramos deteriorados y sin asfaltar. / Alexia Salas

Quieren que corrija los defectos de la urbanización antes de que deje de ser militar

ALEXIA SALASSAN JAVIER

La transición de la colonia Ruiz de Alda, de su condición militar a la integración municipal, no está siendo fácil ni rápida. Después de 8 años de trámites y burocracia, los vecinos de la Ciudad del Aire no logran que se escuche su voz en el proyecto de reforma de esta barriada construida hace más de 70 años y que, tras las obras que debe realizar el Instituto de Vivienda, Infraestructuras y Equipamiento de la Defensa (Invied), dejará de ser militar para unirse al entramado urbano de Santiago de la Ribera.

Creen que las obras previstas dejarán errores que después serán difíciles, si no imposibles, de corregir, y que limitará la calidad de vida en esta barriada de casi 500 viviendas, que se construyó para alojar a los militares destinados a la Academia General del Aire. La Asociación de Vecinos presentó alegaciones al proyecto de obras ante el Ayuntamiento de San Javier, ante la Dirección General de la Vivienda y ante el Invied. Los dos primeros no han respondido, y el organismo adscrito al Ministerio de Defensa desestimó las peticiones vecinales. Tras un recurso de reposición, que también fue desestimado, la Asociación optó por un recurso contencioso administrativo para defender sus derechos frente a las administraciones. Esperan que el juez les dé voz en la modernización de la barriada «para evitar perjuicios futuros y sobrecostes innecesarios», según señalan en las alegaciones.

Su primera barrera ha sido el modelo de tramitación urbanística elegido por el Invied, que no les permite hacer alegaciones ni someter el proyecto a exposición pública, por lo que ven vulnerados los principios de «transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno», explican. A partir de ese muro administrativo, no les queda más que esperar que el juzgado les permita aportar mejoras para subsanar errores del proyecto que afectarán a la vida en la colonia, como la estrechez de las calles interiores.

Emergencias y escolares

Piden que se ensanchen las vías más angostas, que dificultan el tráfico, impiden a los vecinos estacionar sus vehículos y entorpecen la circulación de autobuses, como ocurre con el transporte escolar para llegar al colegio Nuestra Señora de Loreto, que cuenta con 700 alumnos. Temen además que obstaculice el acceso de vehículos de emergencias en caso de necesidad.

A la escasez de aparcamientos, se une la estrechez de las plazas en algunas zonas del barrio. Los vecinos recuerdan en las alegaciones que las Normas Subsidiarias de Planeamiento de San Javier fijan un ancho mínimo de 2,20 metros, que en muchos casos no se cumple. Otra petición no escuchada hasta el momento es la de eliminar los aparcamientos previstos en la avenida de España, que los vecinos desaconsejan por ser la de mayor tráfico, para crear otras plazas en las vías interiores. Tampoco comprenden por qué el proyecto reduce los estacionamientos en el entorno del club de oficiales Ruiz de Alda, en lugar de extender el espacio peatonal hacia la zona verde y ubicar los aparcamientos en batería.

El Ayuntamiento de San Javier les recuerda que «no vamos a recepcionar nada si la urbanización no cumple con la normativa», les aseguró el concejal de Urbanismo, Antonio Martínez. «La Ciudad del Aire será una de las mejores zonas de La Ribera, ya que todo será nuevo, desde la red eléctrica, hasta las redes de saneamiento».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos