Un tribunal paraliza la contratación del nuevo servicio de emergencias

Un recurso exige la subrogación de los diez técnicos, pero la concejal Foncuberta dice que «debe primar el interés general»

ALEXIA SALAS y ALICIA NEGRE

La nueva contrata del servicio de emergencias municipal tendrá que esperar. El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales ha paralizado la licitación pública para la nueva adjudicación que, por importe de 1.199.000 euros, aúna por primera vez los tres principales servicios de Protección Civil: la asistencia en las ambulancias, la vigilancia y salvamento en las playas y el socorrismo en la piscina municipal.

Los recursos presentados por Comisiones Obreras (CC OO) y por seis trabajadores más ante este tribunal alegan que el pliego de cláusulas del Ayuntamiento «incumple la Ley de Contratos, ya que no obliga a la subrogación del personal, cuando así lo indican los dos convenios colectivos que afectan al personal de emergencias y al de salvamento», según explican desde el sindicato. Al no incluir el Consistorio la obligación del adjudicatario a contratar al personal que viene prestando las mismas funciones, temen que los empleos de los diez técnicos de emergencias sanitarias se queden en el aire. «Son trabajadores de San Javier, algunos de ellos con familia», señala el sindicato.

En el recurso, denuncian además que el contrato se oferte como un solo lote, y no fraccionado en tres como hasta ahora se veía haciendo, de tal modo que consideran que excluirá de la puja a las pequeñas empresas. Señalan también como irregularidad que «las cláusulas administrativas no desglosan las retribuciones ni las categorías del personal, como sí se hace en los demás pliegos».

Un solo lote para 3 servicios

Por su parte, la concejal de Seguridad, Teresa Foncuberta, asegura que «el Ayuntamiento no puede exigir la subrogación del personal porque no es el mismo objeto del contrato, pero espero que mantengan las contrataciones, ya que el personal actual cuenta con las titulaciones que se exigen». La edil puntualiza que «se oferta un solo lote para crear un servicio integral, pues es nuestro objetivo economizar costes y que sea polivalente. Es decir, que todos los operarios sirvan para todas las funciones y así redundará en la economía municipal». Foncuberta asegura que «el interés general debe primar sobre el particular». Sobre el despido de los trabajadores del actual servicio, cuando se adjudique la nueva contrata, explica que «será la empresa que los ha contratado hasta ahora la que tenga que indemnizar».