San Javier

Una travesura que pudo acabar en tragedia

Los policías locales rompieron la puerta para entrar a la vivienda./P.L
Los policías locales rompieron la puerta para entrar a la vivienda. / P.L

La Policía Local rescata a un niño de 2 años y a su abuela, encerrada mientras se prendía fuego a la cocina

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Su acción obedeció a la ingenuidad propia de un niño de 2 años, pero las consecuencias de su travesura pudieron ser trágicas de no ser por la rápida intervención de la Policía Local de San Javier. El pequeño estaba al cuidado de su abuela, de 73 años, en la urbanización Anaconda de La Manga, cuando cerró la puerta de la galería de la cocina dejando atrapada a la anciana. «Era una puerta corredera de aluminio y al cerrarla parece que el pestillo se puso solo», indicaron fuentes policiales. Justo en ese momento, la mujer estaba cocinando y al quedar atrapada la comida empezó a quemarse y las llamas se extendieron por la campana de la cocina mientras el pequeño deambulaba solo por el piso. La galería daba a la urbanización Nuevo Horizonte y la mujer empezó a gritar para pedir auxilio a los vecinos.

Estado de la cocina de la vivienda tras el fuego. Los policías locales rompieron los cristales del portal para entrar al edificio. / P.L

Los dos policías locales, al llegar y ver el humo, no lo dudaron ni un segundo y rompieron los cristales del portal. Subieron a la carrera las tres plantas, junto a voluntarios de Protección Civil, y reventaron la puerta del piso. «Cuando localizamos al niño estaba muy asustado». Ni el pequeño ni la abuela sufrieron lesiones y el fuego fue controlado por los bomberos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos