Servicios públicos usan de sede, sin contrato, un solar en el hotel Lagomar

Un operario y tractores del servicio de playas, ayer, en la parcela del hotel Lagomar en la que sigue sin fijarse perímetro de seguridad./lv
Un operario y tractores del servicio de playas, ayer, en la parcela del hotel Lagomar en la que sigue sin fijarse perímetro de seguridad. / lv

La propietaria del terreno pide al Ayuntamiento una indemnización, a razón de un 10% anual del valor catastral del suelo, que asciende a 1,8 millones

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

La propietaria del esqueleto del hotel Lagomar, que languidece desde los años setenta en La Manga, quiere 'desahuciar' al Ayuntamiento de San Javier. El motivo se debe a que los servicios de playas, parques, jardines y limpieza viaria emplean como sede la parcela anexa al hotel, de titularidad privada, sin la existencia de contrato alguno y a pesar de que un informe de Urbanismo declaró en «ruina» la estructura. Por este motivo, en abril, un representante de Intramanga Turística presentó un escrito al Consistorio solicitando que «se adopten, a la mayor urgencia posible, medidas de seguridad como el desalojo de los servicios municipales de los alrededor de 5.860 metros cuadrados que manifiesta la mercantil interesada que viene ocupando desde, al menos, el año 2003».

También pidió que se señalizase y vallase el perímetro de la parcela a la distancia de seguridad que fijasen los técnicos municipales, «para evitar el acceso rodado y peatonal al interior de la parcela». Dos meses después el Ayuntamiento mantiene sin precintar la zona y sigue empleando esta parcela como sede aparentemente irregular de todos los servicios públicos que presta en La Manga. Prueba de ello es que siguen desplegados varios módulos prefabricados que se usan como vestuarios, taller, almacén de señales de tráfico y herramientas de jardinería, así como una nave de la adjudicataria del servicio de limpieza viaria. También hay estacionados tractores para acondicionar las playas.

Miguel Alcaraz, coordinador de Administración Local de CC OO, alerta del «riesgo» que esto supone para los treinta empleados municipales que a diario usan como sede una parcela junto a un hotel declarado en ruina. De hecho, el alcalde, José Miguel Luengo, emitió un decreto el 25 de mayo que exponía, en los antecedentes, que entre 2009 y 2017, años en los que se han emitido informes técnicos sobre la estructura por parte del área de Urbanismo, «no consta en este negociado haberse realizado obra alguna en la edificación tendente a corregir los defectos puestos de manifiesto en los informes citados, por lo que el estado habrá sufrido un más que probable empeoramiento desde la fecha del informe anteriormente reseñado hasta hoy, por lo que a mi juicio sigue la construcción presentando un agotamiento generalizado de sus elementos estructurales».

CC OO alerta del riesgo al que se exponen los empleados por el estado de ruina de la estructura

El regidor fijaba como medidas el desalojo inmediato del edificio y la zona interior del perímetro de seguridad, así como el precinto del citado perímetro fijado por el arquitecto. Sin embargo, estas medidas ayer seguían sin ejecutarse. Comisiones denunció, incluso, que dentro de un precinto anterior «se hace acopio de residuos de podas». De manera que el dirigente sindical presentó un escrito al Consistorio en el que denuncia que no se informó de esta situación a los delegados de prevención de riesgos laborales y exige el «máximo cumplimiento de lo recomendado por el arquitecto». Antonio Martínez, edil de Urbanismo, admitió que «no sabíamos que el uso de ese solar se hacía sin un acuerdo entre las partes».

La mudanza no tiene fecha

Como mínimo se ha empleado irregularmente como sede de servicios municipales durante quince años y la mercantil Intramanga Turística promueve un expediente de reconocimiento de deuda para que el Ayuntamiento les indemnice por emplear una parcela privada, a razón de un 10% anual del valor catastral que tiene la misma: 1,8 millones de euros. «Los técnicos determinarán el valor del suelo y el tiempo de la ocupación».

El alcalde emitió un decreto para fijar un perímetro de seguridad, pero no se delimitó

Martínez avanzó que «en unas semanas» se realizará el traslado de los servicios a alguna de las opciones que baraja el Consistorio. «No hay obra fija, todo es desmontable». También subrayó que no existe riesgo para los empleados ni para la maquinaria próxima al hotel porque los informes técnicos apuntan a que «no hay evidencias de que se vaya a caer».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos