La retirada del amianto del colegio Loreto tendrá que esperar a 2020

Lajara charla con la presidenta de la AMPA, las ediles Pérez y Foncuberta y el director Noguera. /ASJ.
Lajara charla con la presidenta de la AMPA, las ediles Pérez y Foncuberta y el director Noguera. / ASJ.

El resto del fibrocemento de los otros cuatro centros se eliminará «de forma progresiva», según la Comunidad

A.SALASSAN JAVIER

Los cinco colegios de San Javier que aún tienen techos de amianto no se desharán de momento de este material cancerígeno. El primero en vislumbrar la retirada de los techos de fibrocemento que cubren dos de sus edificios es el colegio Nuestra Señora de Loreto, de Santiago de la Ribera. La Consejería de Educación ha anunciado que incluirá en los presupuestos de 2020 una partida de 400.000 euros para este fin, según anunció la directora general de Centros Educativos, Remedios Lajara, en su visita al municipio.

Lajara trasladó el compromiso del Gobierno regional para acometer las obras que se realizarán de manera progresiva, siguiendo un protocolo establecido que determina la prioridad entre los cinco centros con este material nocivo.

La directora general de Centros Educativos anunció durante una visita al CEIP Nuestra Señora de Loreto la remodelación de los dos baños, masculino y femenino, ubicados en uno de los tres edificios de los que consta el centro, cuyas obra se llevarán a cabo durante el próximo verano.

Remedios Lajara, acompañada por la alcaldesa en funciones, Teresa Foncuberta y la concejal de Educación, Catalina Pérez, visitó el colegio junto a su director José Ángel Noguera y la presidenta del AMPA, María Barreiro, «para tener un conocimiento de primera mano de las necesidades que tanto el equipo de Gobierno como el AMPA y la dirección del colegio nos han hecho llegar de manera justificada».

Lajara explicó que la primera actuación considerada prioritaria será la renovación integral de los dos baños ubicados en el edificio más antiguo del colegio y posteriormente otros dos baños del edificio de Educación Infantil. El deterioro del edificio que alberga a los alumnos más pequeños ha sido una de las quejas permanentes de los padres y padres de alumnos del centro, uno de los más antiguos del municipio.