«Tiene usted un personal excelente»

Dinero hallado y entregado por el reponedor del supermercado. /Policía Local de San Javier
Dinero hallado y entregado por el reponedor del supermercado. / Policía Local de San Javier

Un reponedor de un supermercado de Santiago de la Ribera ayuda a la Policía Local a devolver 644 euros a una pensionista

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Daniel quiere cambiar el uniforme de reponedor del supermercado Pardo por el de agente de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y va por el buen camino para conseguirlo: su honradez ha permitido a una pensionista recuperar 644 euros. «Tuvo suerte de que ningún turista cogiese la bolsa», afirma este joven, de 18 años. Y no habla en vano, ya que por el citado establecimiento de Santiago de la Ribera pasan a diario cientos de clientes y veraneantes, pero ninguno se percató de la presencia de una bolsa de playa, de color azul, tirada por el suelo, en uno de los pasillos, y en cuyo interior había nada menos que tres monederos.

«Cualquier compañero hubiese hecho lo mismo que yo», dijo el dependiente, quien trata de quitar importancia a una acción que ha evitado que el presupuesto veraniego se le atragante a Francisca, de 85 años. Daniel relató que empezó a trabajar en el supermercado para ahorrar dinero de cara al inicio de sus estudios en el ISEN de Cartagena, un centro adscrito a la Universidad de Murcia. «Voy a cursar un Grado de Seguridad Pública y Privada porque me quiero preparar unas oposiciones», comentó. De momento, la Jefatura de Policía de San Javier le ha puesto un sobresaliente a su actuación, ya que nada más divisar la bolsa la llevó a la caja: «Quería ver si algún cliente la reclamaba», explicó.

Nadie lo hizo y se puso en contacto con la Policía Local. «Ha encontrado una bolsa de playa con varios monederos que tienen bastante dinero y una cartera con documentación», reflejó el atestado policial. «No miré lo que había dentro de la bolsa», admitió sorprendido el joven por las cantidades en metálico que intervinieron los agentes: 95,14 euros en el primer monedero, 115,21 en el segundo y 434,45 en el tercero.

Los agentes realizaron indagaciones en el centro de salud para localizar a la anciana afectada

La documentación era de una anciana, natural de Madrid, pero Daniel y sus compañeros de trabajo apuntaron a los agentes que se trataba de una clienta habitual del supermercado, de forma que los policías visionaron las cámaras de seguridad del establecimiento para obtener una descripción física de la afectada. «Se observa sobre las 13.30 horas una señora de avanzada edad, la cual portaba dos carritos de la compra y la bolsa azul que se menciona». Posteriormente, la Policía Local se dirigió al consultorio médico para tratar de averiguar más datos de la afectada que permitiesen su localización. «El agente 3531 se persona en el centro de salud de San Javier por si hubiera sido atendida en alguna ocasión y el resultado es positivo». La Policía Local logró el teléfono de la anciana y se puso en contacto con ella para devolverle los 644 euros. «Los di por perdidos», afirma aliviada Francisca.

«Dos monederos eran míos y otro de mi hermana». Había acudido al supermercado a realizar unas compras para ella y su familiar. «Perdí la bolsa al coger unas botellas de agua y cuando fui a la caja a pagar me di cuenta de que no tenía dinero». Buscó por su casa, por el centro de salud... «No todo el mundo me lo hubiese devuelto», admite la mujer.

Una propina pendiente

Una patrulla llevó a Francisca al establecimiento a darle las gracias al reponedor, pero Francisca no coincidió con Daniel: «La encargada del supermercado me dio un abrazo y yo le dije: tiene usted un personal excelente». Esta madrileña, que cada verano disfruta de las playas del Mar Menor, volverá a intentar agradecer el gesto del joven: «Le daré alguna propina».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos