http://static.laverdad.es/sanjavier/menu/img/sanjavier-desktop.jpg

Perros asilvestrados matan a seis ovejas y dejan malheridas a quince en un corral

Las ovejas muertas en la explotación en la pedanía de Sucina./A. S.
Las ovejas muertas en la explotación en la pedanía de Sucina. / A. S.

El ganadero asegura que han sufrido ataques otras veces, con el resultado de uno o dos animales fallecidos, pero ninguno tan grave como este

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

La incursión nocturna de unos perros asilvestrados dejó en la madrugada del viernes en San Javier, una auténtica sangría en una cabaña ovina, situada en las proximidades de la pedanía murciana de Sucina. El propietario, Francisco López, denunció que la jauría entró de noche en su recinto y ocasionó la muerte de seis ovejas y heridas en otras quince.

«Las he encontrado tristes y doloridas, desangrándose de los bocados que les han dado en el cuello, en una muerte lenta», explicó el ganadero a 'La Verdad', que avisó con urgencia al veterinario para la cura de los animales heridos que pudieran salvarse.

«De las muertas, cuatro estaban ya paridas y las otras dos preñadas. Eran animales grandes, de más de 60 kilos», señala el propietario, por lo que deduce que «han tenido que ser varios perros salvajes para hacer este destrozo». Ya han recibido en otras ocasiones ataques nocturnos que les han dejado una o dos ovejas muertas, aunque ninguno tan grave como este último.

La cabaña atacada se encuentra junto al ecoparque de San Javier, donde los policías municipales inspeccionaron tras la llamada de socorro del ganadero. Los agentes revisaron los alrededores de la granja ovina pero no encontraron rastro de los animales salvajes.

La Guardia Civil se encargará a partir de ahora de investigar lo ocurrido de cara a tratar de arrojar más luz sobre el suceso.

La realidad es que aunque a veces se han producido algunos agresiones de perros a rebaños, tampoco son muy frecuentes este tipo de asaltos. No obstante, ha habido otros casos en la Región como el ocurrido en marzo de 2016 en un corral en el término municipal de Totana, en el que aparecieron muertas cinco ovejas, además de otras tantas heridas.

Aunque, el incidente más grave se produjo en mayo de 2010, cuando dos perros propiedad de una empresa causaron la muerte de 33 ovejas y provocaron el aborto de otras veinte que estaban preñadas. Un caso que llegó a los tribunales, que establecieron una indemnización de 5.810 euros al propietario de la explotación ganadera, ubicada en Santomera, por los daños producidos por los canes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos