http://static.laverdad.es/sanjavier/menu/img/sanjavier-desktop.jpg

Multan con 601 euros a un feligrés escandinavo por ir ebrio y hablar alto en misa

Un decreto de alcaldía justifica la sanción porque se trata de una «perturbación de la seguridad ciudadana»

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

No blasfemó ni insultó al prójimo, su 'pecado' legal consistió en entrar a misa bebido y no dejar de hablar con un tono elevado, interrumpiendo al cura, por lo que ahora deberá hacer frente a una multa de 601 euros. Es el importe que viene recogido en el decreto de alcaldía con el que se le ha notificado la sanción al feligrés Mikael O. B., un escandinavo jubilado, de unos 60 años, que acude con frecuencia a la iglesia de Santiago de la Ribera y que no olvidará el culto del 2 de abril de este año.

Aquel día se personó en el templo la Policía Local de San Javier para mediar con Mikael, según el decreto, por «estar en un acto religioso ebrio y sin parar de hablar en voz alta». La alcaldía justifica la sanción porque los hechos «ponen de manifiesto la vulneración» de la ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, al haber cometido «una infracción consistente en la perturbación de la seguridad ciudadana en actos públicos». El párroco Juan Pedro Fernández lamenta lo sucedido porque se trata «de una persona que está mal». El feligrés escandinavo «estuvo en las fuerzas especiales de su país y va con frecuencia a misa, cuando está sobrio es una excelente persona, pero cuando bebe le da por gritar».

Juan Pedro asegura que «es pacífico» y que, cuando le da por hablar, «no eclipsa los altavoces», pero el 2 de abril se dio la circunstancia de que otro cura se encargó de la misa. «Me sustituyó por una operación». El sustituto se asustó por la conducta de este exmiliciano, de dos metros. «Se pone a hablar en sueco o noruego, pero cuando le llamas la atención se marcha de la iglesia como un perrito». Sin embargo, su sustituto llamó a la Policía Local y el asunto terminó en una multa inusual en la historia del Cuerpo. «Es de otra época», afirman fuentes policiales. El decreto recoge que el exmilitar no ha presentado alegaciones, de forma que la penitencia saldrá de su bolsillo.

Fotos

Vídeos