«Las estudiantes sirias no quieren volver a su país, pero los chicos sí»

Sesión de trabajo en la que participan profesores turcos, alemanes, italianos, polacos y españoles. / A. S.

El instituto Ruiz de Alda lidera un programa europeo de apoyo a profesores de alumnos que son refugiados

Martes, 30 enero 2018, 09:39

La sombra de las guerras marca la vida en las aulas de los países receptores de refugiados e inmigrantes. Lo saben en los colegios de pedanías y barriadas de Torre Pacheco o San Javier, aunque de los efectos de las decisiones migratorias de Merkel, Erdogan, Juncker y Rajoy, conocen más los profesores turcos que han participado en el programa Erasmus+ de apoyo a docentes y estudiantes inmigrantes. El instituto Ruiz de Alda de San Javier ha sido el anfitrión del proyecto europeo que trata de proporcionar herramientas y soluciones para atender la oleada de alumnos extranjeros que llegan con la carga traumática de la huida.

«No hablan de su experiencia», explica a 'La Verdad' la profesora Ebru Erkal, que trabaja en un centro educativo de Bursa, la ciudad del noroeste de Turquía que, con menos de tres millones de habitantes, recibió a 25.000 refugiados sirios de los 3,5 millones que arribaron hasta el país balcánico. Según la joven maestra, «al principio no se integraban porque no se sentían bien, se agrupaban entre ellos y, aunque tenemos la misma religión y similar cultura, la diferencia de idioma supuso un abismo».

A los seis años del inicio del éxodo sirio, en las aulas turcas «siguen relacionándose solo con sus compatriotas y solo hablan turco cuando es necesario», asegura Ebru. Para los turcos, «era una emergencia y lo aceptaron como tal». Algunos niños sirios han alcanzado la adolescencia lejos de su tierra, pero con desigual experiencia: «Los chicos sirios querrían volver a su país, pero las chicas dicen que se quedarían en Turquía, porque están más cómodas debido a que hay más libertad».

El centro de Secundaria aporta una olimpiada de conocimientos y juegos sobre la Unión Europea

El programa Erasmus+ Strategic Partnership ha agrupado a equipos docentes de Turquía, Polonia, Italia, Alemania y España para proponer sistemas educativos inclusivos y reducir diferencias entre los alumnos con o sin antecedentes migratorios. Como paso previo, se completó una batería de encuestas para conocer las dimensiones de la diversidad educativa a la que se enfrentaban los profesores de los países receptores.

«Fue un aterrizaje en la realidad. En Polonia se hizo el análisis de las encuestas, y Alemania elabora la herramienta 'on line' y la guía de ayuda al profesorado de toda Europa, con herramientas educativas y un decálogo de buenas prácticas», detalla la coordinadora del equipo murciano, Rafi Nicolás. Su centro, el IES Ruiz de Alda, ha aportado dos actividades al consultor europeo: una olimpiada de conocimientos y una serie de juegos para fomentar el conocimiento de Europa.

El proyecto educativo se convertirá en un ciberherramienta que contendrá información de los diferentes sistemas educativos, organizaciones no gubernamentales, materiales didácticos y cultura de las religiones en varios idiomas, para paliar la falta de medios que acucia a los centros receptores de alumnos extranjeros.

«La gran dificultad ha sido que aprendieran el idioma, por eso se implantaron clases extra, pero ese lastre hace que el resto de la clase no avance», apunta el representante gubernamental turco Ömer Yigit.

«La Unión Europea prometió aportar a Turquía tres billones de euros para atender las necesidades de los refugiados, pero solo hemos recibido uno, y cuando ya habíamos gastado mucho más». Yigit señala que «los turcos aceptaron a los refugiados como una situación de emergencia, pero la Unión Europea tendría que haber asumido a más inmigrantes. Ha adoptado una postura hipócrita».

Secciones
Servicios