Los dueños de los amarres del Tomás Maestre se manifestarán en el Mar Menor con 300 barcos

Panorámica del puerto Tomás Maestre, en La Manga del Mar Menor. /LV
Panorámica del puerto Tomás Maestre, en La Manga del Mar Menor. / LV

Los propietarios quieren que la Comunidad no amplíe la concesión a Puerto Menor, sino a un club náutico

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

Entre 300 y 500 embarcaciones esperan reunir los titulares de los puntos de amarre del Puerto de Tomás Maestre el próximo 12 de agosto en el Mar Menor. Según decidieron en las asambleas celebradas el pasado fin de semana, convocan esta manifestación náutica «para que no se adjudique de nuevo a una empresa privada la concesión del puerto, sino a un club o a una asociación con fines deportivos», explica Antonio Soriano, presidente de la asociación Asopuerto 2018, creada para defender los derechos de los propietarios -temporales- de los atraques.

Los 600 propietarios mantienen un pulso con la mercantil que acabará en los tribunales

Los convocantes quieren hacer visible la protesta con una concentración masiva de barcos, que partirá del puerto de Tomás Maestre y recorrerá la costa del Mar Menor en sentido contrario a las agujas del reloj. «El malestar entre los titulares continúa y esto debe ser un aviso contundente», explica Soriano. Están dispuestos a «evitar que la Comunidad amplíe la concesión a Puerto Menor, lo que le reportaría a la empresa muchos millones de beneficio, pero ocasionaría graves problemas». Soriano recuerda que «las concesiones se suelen dar a clubes náuticos y a asociaciones deportivas, no a empresas privadas».

Pago por actualizar la cesión

Los más de 600 dueños de amarres que integran Asopuerto 2018 mantienen un pulso con Puerto Menor que previsiblemente acabará en los tribunales, según vaticinan ambas partes. La mercantil reclamó a los titulares el pago por la supuesta actualización del contrato por los próximos cinco años con el argumento del cambio legal que les permitirá disfrutar de los amarres hasta abril de 2023.

Puerto Menor basa su pretensión en la última reforma legislativa. Tras obtener en 1974 la concesión por 50 años, la Ley de Costas de 1989 restringió el plazo originario a 30 años, aunque una nueva reforma legal le repuso las cinco décadas de gestión y explotación del puerto. Por eso la empresa solo reclama a los que compraron el amarre después de 1989, que podrían ser más de 600 propietarios, lo que le abocará a una demanda colectiva «larga y pesada», según auguró el abogado Tomás Maestre, heredero directo de la empresa.

La venta de las concesiones temporales desacredita a Puerto Menor para la renovación, a juicio de los afectados de Asopuerto. «Maestre logró la concesión de 50 años , que acaba en 2023, y luego dividió el puerto en porciones para vendérnoslas a cada uno de los titulares, que formamos el 89% de la propiedad total», explica el presidente de Asopuerto 2018.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos