Detenido un conductor ebrio por manipular el etilómetro para dar 0,0

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍASan Javier.

Presentaba síntomas más que evidentes de encontrarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas, pero por más que le practicaban el test de alcoholemia el resultado siempre era el mismo: 0,0 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. Los dos policías locales de San Javier no daban crédito al resultado, hasta que se percataron de que el conductor había introducido en el etilómetro la boquilla de un cigarro. Cuando M.B., marroquí de 19 años, sopló ya sin trucos, el dato resultó abrumador: 0,80 miligramos.Ahora tendrá que afrontar un proceso penal, según confirman fuentes policiales, al haber superado la tasa de 0,60.

Este no será el único problema que este conductor tendrá que solventar con la Justicia, ya que también agredió a dos agentes. El atestado, al que ha tenido acceso 'La Verdad', refleja que cuando iba a ser cacheado, se giró hacia un policía «agarrándole y empujándole, cayendo ambos al suelo en el forcejeo». Tras reducirle, y antes de meterlo en el coche patrulla, los policías se percataron de que en el suelo había una bellota de hachís y una papelina de cocaína.

La retahíla de presuntos ilícitos que cometió en unos minutos no acabó aquí, ya que el atestado expone que durante su traslado en el vehículo policial «comenzó a golpear la mampara y la puerta del mismo con piernas y cabeza». Algo con lo que acabó provocando diversas lesiones a los agentes.

Casi atropella a un peatón

Esta intervención no fue la única que la Policía Local ha desarrollado estos días con conductores exaltados. También arrestaron a I. D., marroquí de 22 años, por estar a punto de atropellar a un peatón. De hecho, fue el viandante quien alertó al 112 de que en la avenida del Taibilla, el hombre que iba al volante de un Seat Ibiza realizaba maniobras peligrosas.

El viandante, tal y como recoge el atestado policial, también denunció que después de que el conductor estuviera a punto de arrollarle, le insultó y le amenazó: «Ven aquí, que te voy a pegar», le dijo. Cuando una patrulla logró interceptar el turismo sospechoso, el joven se bajó «gritando y realizando aspavientos con los brazos, recriminando a los agentes el haber detenido el vehículo». Tras lograr que depusiera su actitud, fue detenido y trasladado al puesto de la Guardia Civil.

 

Fotos

Vídeos