http://static.laverdad.es/sanjavier/menu/img/sanjavier-desktop.jpg

Círculo Vélico reúne en Barnuevo obras gráficas de Picasso, Dalí y Miró

Desde la izquierda, Antonio Lorente de Círculo Vélico, el galerista Emilio Morales y el maestro grabador Pepe Jiménez en la casa Barnuevo. A.S.

La histórica villa centenaria se convierte hasta el 15 de septiembre en museo visitable

A.SALASSAN JAVIER

El arte ha buscado un marco a su altura. La histórica casa Barnuevo de Santiago de la Ribera se convierte desde hoy, sábado, hasta el 15 de septiembre en museo para mostrar parte de la obra gráfica de los fondos de la colección de Emilio Morales, galerista y miembro de la Asociación Española de Críticos de Arte. Las primeras paredes que se levantaron en la localidad costera hace más de cien años, acogen esta exposición en la que se podrá ver "un pequeño homenaje a la gran figura de Picasso rodeado de nombres ilustres del arte español del siglo XX, entre ellos la mitad con relación directa con la Región de Murcia", explica Morales.

Círculo Vélico, la sociedad náutica y cultural que tiene su sede en esta villa de los fundadores de La Ribera, ha promovido la exposición, que permite disfrutar de un viaje al pasado a través de las principales estancias de la casa con parada en obras de artistas de la talla de Picasso, Dalí y Miró, junto a otras de artistas murcianos como Pepe Lucas, José Luis Cacho o Manolo Barnuevo.

De Picasso, la selección incluye la aguatinta 'El arrastre', de 1959, una impactante escena taurina con la mancha característica del malagueño. Para Morales, Picasso "fue 'El monstruo', el artista completo, pintor, escultor, ceramista, grabador, y en esta disciplina de las artes deja su más extensa obra a base de aguasfuertes, aguastintas, litografías, y otras, de las que deja cientos de obras que se han distribuido por todos los rincones del mundo, hasta el punto de ser el artista que más negocio y dinero ha generado a lo largo de toda la historia del mercado del arte".

Otros "trabajadores incansables" fueron Dalí, de quien la muestra permite ver una pequeña joya, 'Teléphone Mou', punta seca y aguatinta de 1968, y Miró, cuyo sugerente 'Fuseée' de 1959 obliga a una parada reverente.

Son "obras de menor coste de grandísimos artistas por el 10% del valor de un original", explica Morales, quien señala que las creaciones expuestas han viajado ya por todo el mundo, con ceremonias de inauguración que contaron con invitados reales. Un grabado de Rafael Canogar, uno de los máximos representantes del abstracto español, se mira de frente con un impactante cartel taurino de Ramón Garza. La sutileza de José Luis Cacho, el estallido de Willy Ramos, una de las bíblicas nubes de Jorge Fin y una deliciosa composición de Alfonso Albacete llenan de voces diversas las históricas estancias de la Casa Barnuevo.

Hasta el 15 de septiembre se puede contemplar además obra gráfica de Benjamín Palencia, Agustín Úbeda, Gonzalo Sicre, Ángel Haro, José Lucas y Esteban Linares. Como curiosidad, una obra de Manuel Barnuevo, familiar de los fundadores de La Ribera. "En un taller de grabado cada obra es una historia, en la que hay horas de trabajo y, a veces, surgen cosas con enorme vida", explica el maestro grabador Pepe Jiménez, quien ha realizado la mayoría de las obras expuestas en su taller La Ermita de Torre Pacheco. El fundador de Círculo Vélico, Antonio Lorente, abre las puertas de la sede náutica y cultural a los interesados en el arte.

Fotos

Vídeos