La Ampa del Fulgencio Ruiz se movilizará si la Comunidad no asigna un enfermero

Pilar García es abrazada por su hijo Pedro. /A. Salas
Pilar García es abrazada por su hijo Pedro. / A. Salas

Educación da marcha atrás en su promesa de garantizar los cuidados de un niño autista y diabético que necesita atención diaria

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

Lograr un enfermero para Pedro, el alumno de 9 años que padece autismo, asma, diabetes e hipotonía muscular. Es el objetivo que se han fijado los padres y madres de alumnos del colegio Fulgencio Ruiz de Santiago de la Ribera. Un sanitario para Pedro y para el resto de los menores que tienen necesidades especiales, pero sobre todo para el pequeño enfermo, que ha podido terminar el curso con normalidad a costa del sacrificio de la maestra y de la madre. La docente ha tenido que medir cada hora el nivel de azúcar en la sangre del niño, darle un zumo si lo tiene bajo o llamar a su madre si se le dispara, para que acuda al centro a inyectarle insulina y a comprobar que la bomba que lleva el pequeño funciona correctamente.

Las decenas de 'whatapps' que la maestra y la madre se cruzan a diario han permitido a Pedro crecer como cualquier otro alumno. Aún así, la madre del pequeño acude al colegio entre dos y cuatro veces cada mañana. De hecho, tuvo que dejar su trabajo y no se arrepiente: «Saca notables y sobresalientes en Naturales y Sociales», cuenta orgullosa la progenitora, Pilar García.

A pesar de que la Consejería de Educación confirmó el pasado mayo que destinaría un enfermero al colegio «como medida excepcional y debido a los cambios en el estado de salud del menor» -ya que le diagnosticaron la diabetes hace un año-, esta misma semana ha dado marcha atrás, lo que ha provocado la alarma en el colegio. Educación respondió ayer a este periódico que «San Javier es uno de los municipios seleccionados para llevar a cabo el programa de enfermería escolar, por lo que contará con un enfermero asignado al centro de salud que atenderá los colegios del municipio», que en total son siete de Primaria y dos institutos de Secundaria. Sin concretar la dedicación que el enfermero tendrá en el Fulgencio Ruiz, la Consejería solo indica que «su atención será prioritaria en este centro».

Sin respuesta de Salud

Para el Ampa esta respuesta dista de ser la solución que esperaban para que la escolarización de Pedro resulte viable, por lo que anuncian movilización para reclamar un profesional sanitario en exclusiva para el colegio, que empezarán con una recogida de firmas. Sin un profesional de enfermería en el centro la situación se tornaría insostenible, ya que ningún otro maestro quiere hacerse cargo de unos cuidados sanitarios tan especializados y que implican un alto grado de responsabilidad. Se suman además el resto de circunstancias del curso de Pedro, compuesto por otros 23 alumnos, entre ellos dos niños más que precisan atención especial y una niña china que apenas habla español.

Educación derivó ayer en la Consejería de Salud la decisión sobre la disponibilidad que el enfermero tendrá con cada centro, aunque este organismo del Gobierno regional no respondió ayer a las preguntas de 'La Verdad'. En el centro temen quedarse de nuevo solos para hacer frente a los cuidados que Pedro y otro niños precisan cada día para acudir a clase. El presidente de la Ampa, Mariano Jiménez, reclama «un enfermero por colegio para garantizar la atención a todos los niños, pero que desarrolle además programas preventivos de higiene de manos y boca, de alimentación, de salud postural y control de plagas». Cuando ya habían respirado tranquilos tras la promesa de la Comunidad, la incertidumbre sobre el próximo curso ha vuelto al colegio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos