http://static.laverdad.es/sanjavier/menu/img/sanjavier-desktop.jpg

Las 'águilas' animan el Mar Menor

Cientos de bañistas disfrutan de la acrobacia de los aviones de la Patrulla Águila en la playa, ayer, en La Ribera. / Nacho García / AGM

Vecinos y turistas abarrotan La Ribera con las fiestas y disfrutan de la Patrulla de la AGA

LA VERDAD

Como las aves migratorias, las 'rapaces metálicas' de la Patrulla Águila volvieron ayer a surcar el cielo marmenorense por el día del Patrón de Santiago de la Ribera. Una exhibición aérea llena de piruetas que volvieron a sorprender a los miles de vecinos y turistas de San Javier y de los municipios limítrofes. La unidad acrobática del Ejército del Aire, liderada por el comandante sanjaviereño Rubén Pérez, volvió a rozar lo imposible.

La exhibición, que contó por primera vez con la primera mujer piloto de la patrulla, Rosa María García-Malea, comenzó con una primera fase en la que los siete aviones maniobraron juntos hasta la rotura de la formación en la que se separaron para dar paso a una serie de múltiples figuras, como el 'looping' en invertido que ejecuta el Solo de la Patrulla, el comandante Francisco Marín, que es el único piloto en el mundo en realizarlo. Además de las acrobacias habituales como el 'espejo', el 'tonel' o las diferentes y espectaculares roturas, entre otras muchas, se pudo ver el 'sacacorchos', de nueva incorporación en la que dos de los aviones rodean en círculo al resto en formación, informó el Ayuntamiento.

Al término de la exhibición, los pilotos llegaron en una embarcación al Club Náutico de Santiago de la Ribera, donde el alcalde, José Miguel Luengo, y el coronel director de la Academia General del Aire (AGA), Miguel Ivorra, los felicitaron personalmente. El regidor agradeció a la Patrulla Águila y al nuevo coronel su colaboración con las fiestas de Santiago de la Ribera «donde la Patrulla tiene su nido».

Las reinas y damas de las fiestas, miembros de la comisión y un amplio grupo de autoridades civiles y militares presenciaron la exhibición desde la terraza del club náutico en un día que el alcalde quiso aprovechar para entregar una placa de agradecimiento a la directiva de esta entidad «por su hospitalidad en un día como hoy, y sobre todo por su colaboración con el municipio en momentos difíciles como las inundaciones de diciembre poniendo su infraestructura al servicio del municipio y acogiendo el ferri, cuyo pantalán quedó destrozado, posibilitando que no se interrumpiera la línea con La Manga».

Día del Caldero

El jornada festiva acogió también el Día del Caldero, como lo hace desde hace cuatro años, que se ha convertido en una de las propuestas más esperadas como demostraba la enorme cola que se formó en la explanada Barnuevo para degustar una ración del plato típico arroz del Mar Menor.

El día comenzó con la preparación al modo tradicional en la arena de la playa, con la ayuda de un trípode de cañas, con leña y un caldero de hierro. Pescadores y cocineros fueron los encargados de la elaboración.

Fotos

Vídeos