Acusan a un anciano británico de incendiar montes durante sus vacaciones en La Manga

Estado en el que quedó uno de los parajes forestales presuntamente incendiados por el anciano./g. civil
Estado en el que quedó uno de los parajes forestales presuntamente incendiados por el anciano. / g. civil

El sospechoso, de 78 años, fue sorprendido con una garrafa de cinco litros de gasolina, cerillas y numerosos mecheros

LA VERDAD

Aprovechaba sus vacaciones en el litoral regional para atacar uno de los patrimonios más valiosos. La Guardia Civil, en colaboración con la Policía Local de San Javier, detuvo recientemente a un septuagenario británico acusado de provocar intencionadamente cuatro incendios forestales en la zona de La Manga.

El arresto, según explicaron fuentes del cuerpo, se produjo después de que los agentes redoblasen la vigilancia en la zona. El sospechoso, que contaba con una vivienda residencial en La Manga, fue sorprendido con una garrafa de cinco litros de gasolina, cerillas y numerosos mecheros.

La investigación se inició en julio del pasado año cuando el Instituto Armado tuvo conocimiento de un incendio forestal ocurrido en el paraje protegido denominado Puerto Mayor. A lo largo de ese estío volvieron a producirse hechos similares, concretamente los días 25 de agosto y 2 y 27 de septiembre. Tal y como explicaron las fuentes, en todos ellos la rápida intervención de varias dotaciones de bomberos evitó la devastación de masa forestal, si bien, el de mayores proporciones arrasó una superficie de 600 metros cuadrados. Dos de estos fuegos no llegaron a propagarse, uno de ellos gracias a la inestimable colaboración de varios ciudadanos.

Uno de los fuegos calcinó alrededor de 600 metros cuadrados; dos pudieron ser atajados rápidamente

Las pesquisas desplegadas por la Benemérita y la Policía Local de San Javier permitieron centrar las sospechas en un hombre. Se trataba de un británico, de 78 años, que reside durante el verano en La Manga del Mar Menor. En invierno retorna a su país de origen, según explicaron las fuentes.

La Benemérita mantuvo discretos dispositivos de vigilancia en la zona que culminaron, recientemente, con la localización del sospechoso cuando se hallaba la zona forestal vigilada. En el momento de su arresto, el sospechoso llevaba encima una garrafa de cinco litros con gasolina, cerillas y numerosos mecheros. El septuagenario afronta presuntos delitos contra la seguridad colectiva, relacionados con cuatro incendios forestales intencionados, dos de ellos en grado de tentativa. Un juzgado de instrucción de San Javier se ha hecho cargo del caso.

El Código Penal castiga a los responsables de incendiar montes o masas forestales con penas de prisión que van de uno a cinco años. Además, contempla multas de doce a dieciocho meses.

 

Fotos

Vídeos